Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar medición de los hábitos de navegación de los usuarios y ofrecer publicidad de interés. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. (He leído y acepto este aviso)

La Buena Mesa de Carrefour

Estás en: Inicio » Vinos y destilados » Curso de cata en vídeo » Las copas

Las copas

Las copas
 
Visto:
1560 veces
Valoración:
  • 4.10/5

Descripción

En este nuevo curso de cata vamos a aprender un poco más acerca de las copas de vino

Está claro que para catar un vino no vale cualquier copa. Es importante no dejarse seducir por el diseño, las copas deben ampliar y mejorar las cualidades del vino.

Los materiales básicos con los que se fabrica una copa son: sodio, potasio y cuarzo. Además puede contener plomo; si lo contiene, con un mínimo de 24% es considerado cristal.

Una buena copa de cristal tiene que ser muy fina; cuanto más fina, mejor calidad. Las copas de mala calidad son gruesas, pesan más y al mirar a través del cristal hacen efecto lupa.

Hay otra versión de copas sin plomo que no son de cristal. Suelen fabricarse para restaurantes, porque demuestran mayor aguante al ajetreo diario.

Una parte fundamental de la copa de vino es la boca, que es por donde bebemos. Cuanto más fina sea, mejor resultará al tacto. Debe estar tallada y pulida; las copas elaboradas a máquina tienen una rebaba, que es un pequeño borde que puede almacenar gérmenes si no se limpia bien.

El lavado de las copas debe ser a mano y a una temperatura no superior a 70ºC, a ser posible con detergentes neutros, sin elementos químicos agresivos. Se debe secar la copa colgada boca abajo. El lugar perfecto para guardarlas es un armario sin olores.

Para que puedan distinguirlas perfectamente, les mostramos estas 4 copas:

- Copa para el champagne: como ven, es una copa de silueta esbelta y forma de tulipán, con un borde estrecho en la parte superior. Con esta forma esbelta podremos ver con claridad las burbujas.

- Copa para vinos blancos: de diámetro no demasiado grande y con una chimenea no muy alta. La copa no necesita un gran diámetro ya que sólo debe acentuarse la cualidad del afrutado (aromas primarios).

- Copa para vino tinto: de gran diámetro, mucho volumen, y chimenea alargada. Con esta copa el vino podrá establecer suficiente contacto con el oxígeno y así desplegar sus aromas y abrirse más rápidamente.

- Copa para vinos dulces: copa en forma de embudo en su parte inferior que se estrecha hacia arriba. Los vinos dulces son de textura densa, casi espesa y mucha fuerza aromática. Recomendamos una copa así para proporcionar al vino mayor contacto con el aire que le permite desplegar este aroma.
Como los vinos dulces tienen un volumen alcohólico alto, estas copas lo disimulan.

Estamos seguros de que esta demostración les ayudará a la hora de utilizar las copas de vino.

    Comentarios