Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar medición de los hábitos de navegación de los usuarios y ofrecer publicidad de interés. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. (He leído y acepto este aviso)

La Buena Mesa de Carrefour

Estás en: Inicio » Vinos y destilados » Curso de cata en vídeo » El vino y la comida

El vino y la comida

El vino y la comida
 
Visto:
12565 veces
Valoración:
  • 4.00/5

Descripción

Hoy hablaremos de la importancia del “maridaje”, es decir: la combinación entre vino y comida. En La Buena Mesa de Carrefour vamos a aprender a unir estos dos factores culinarios para conseguir unos resultados excelentes.

Maridaje viene de la palabra "maridar", que significa "unir", "casar". Se usa para elegir el vino más adecuado para armonizar con los alimentos.

Un buen consejo es acompañar la cocina de la tierra con el vino de la tierra. Por ejemplo, los valencianos unen los tintos con la paella y los franceses acompañan el Roquefort con un vino blanco dulce.

Existen otras reglas básicas, como la de tomar carne roja con tinto y vino blanco con pescados, aunque hoy en día se admiten otras combinaciones.

Generalmente, las comidas y los vinos tienen características complementarias: se deben elegir vinos suaves para comidas ligeras, vinos con más cuerpo para platos copiosos, y vinos dulces para los postres.

Lo más importante es unir no sólo el sabor de la comida con el del vino, sino también con la intensidad de sabor y el peso o cuerpo del vino. Algunas sugerencias que podemos darles en La Buena Mesa Carrefour son:

-Considerar la textura de los alimentos: algunos entumecen la boca y dificultan la percepción del vino.

-Complementar la acidez de un plato con la de un vino. El limón, por ejemplo, requiere vinos también ácidos.

-Los platos salados pueden acompañarse con vinos con cierto dulzor, tanto en algunos tintos como en blancos. Los platos dulces se acompañan bastante bien por vinos también dulces.

-Si un plato tiene salsa, los sabores de la misma se deben tener en cuenta en la elección del vino.

-El queso se toma tradicionalmente con vino tinto, pero conviene que el queso sea suave. Los blancos dulces tienen más afinidades con este producto.

-Los vinos jóvenes se toman antes que los más viejos, los ligeros antes que los fuertes, y los blancos antes que los tintos.

Aunque estas sugerencias son válidas, sólo son una orientación. Como siempre, lo más importante es su decisión y sus gustos personales.

    Comentarios