icon-arrowdown icon-eco-bio icon-celiac icon-comensales icon-dificultad icon-duracion icon-facebook icon-instagram icon-menu icon-plato icon-search icon-tipo-cocina icon-twitter icon-video

La cerveza artesana y su proceso de elaboración.

Aunque la cerveza artesana y la cerveza industrial tienen los mismos ingredientes básicos (malta, lúpulo, levadura y agua), las principales diferencias residen en la calidad y proporción de estos ingredientes, el tratamiento de la materia prima y el proceso de elaboración.

Por ello, en esta ocasión os aportamos más detalles sobre su contenido y el modo de elaboración.

Cheers!

Elaboración

Ingredientes:

Malta: La malta es el alma de la cerveza, ya que aporta los azúcares que luego la levadura fermentará. La malta también es el agente principal que le otorga color a la cerveza, y contribuye en gran medida en el sabor, aroma y cuerpo final del producto. La malta más usada proviene de la cebada.

Agua: Es el ingrediente más usado y el más importante en la elaboración de cerveza. Más del 90% de la cerveza es agua. Las cervezas de baja fermentación necesitan agua blanda y las de alta fermentación agua dura.

Lúpulo: Procedente de la familia de las Cannabaceaes, son los encargados de darle a la cerveza el toque de amargor. También aportan aromas y resinas que aumentan la retención de espuma, así como antisépticos que retrasan la degradación del producto.

Levadura: Es la responsable de la fermentación de la cerveza. En concreto, consume y metaboliza los azúcares del mosto, convirtiéndolos en CO2 y alcohol. En la antigüedad se consideraba que la cerveza era producto de un milagro de la naturaleza. Esta creencia pervivió hasta que Louis Pasteur descubrió la levadura en el siglo XIX.

Elaboración:

  1. Malteado: Para poder extraer los azúcares de la cebada y otros cereales, que luego se transformarán en alcohol, es necesario primero someterlos a un proceso llamado malteado, que consiste en introducir los granos de cebada en unos tanques con agua fría, dejarlos a remojo donde se oxigenan continuamente con aire saturado de agua para mantener la humedad durante dos o tres días.
  2. Maceración: Una vez obtenida la malta, se tritura y se mezcla con agua caliente para extraer sus azúcares naturales mediante procesos enzimáticos bioquímicos. La infusión suele durar una o dos horas y la decocción puede durar hasta seis horas. El resultado es una especie de agua azucarada llama mosto, y que antes de pasar a la siguiente fase será filtrada para quitarle los restos del grano.
  3. Lupulización: El mosto limpio se lleva a una caldera, donde se hierve junto con el lúpulo, que le dará el amargor y aroma típico de la cerveza. Dependiendo de la cantidad y de la variedad de lúpulo que se utilice, la cerveza tendrá un mayor o menor amargor y aroma.
  4. Clarificación del mosto y enfriamiento: A continuación, es necesario separar las partículas que se coagularon durante la ebullición. Este proceso, llamado clarificación, se realiza normalmente por medio de movimiento centrípeto del mosto dentro de los tanques, como si fuera un remolino o torbellino que arrastra las partículas sólidas hacia el centro y hacia el fondo. Acto seguido se retira y se deja enfriar, para que las levaduras trabajen bien.
  5. Fermentación y maduración: Se lleva el mosto al tanque de fermentación y se añaden las levaduras para que comience el proceso de la fermentación, que consiste en la transformación de los azúcares del mosto en alcohol y anhídrido carbónico. Dependiendo del tipo de fermentación que se produzca se obtendrán cervezas pertenecientes a una de las dos grandes familias de cervezas existentes: ale y lager.
  6. Acabado: Una vez haya finalizado el proceso de maduración, y antes de ser envasada, la cerveza puede filtrarse parcial o totalmente para eliminar los residuos sólidos que pueda tener, después se embotella o se pone en barril.
 

Recetas relacionadas

Ensalada de Kale

Ensalada de Kale

Tostada de aguacate detox

Tostada de aguacate detox

Pizza Mediterránea sin gluten

Pizza Mediterránea sin gluten