Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar medición de los hábitos de navegación de los usuarios y ofrecer publicidad de interés. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí. (He leído y acepto este aviso)

La Buena Mesa de Carrefour

Estás en: Inicio » Cocina con Carrefour » Especiales » Guisantes, las golosinas de la naturaleza

Guisantes, las golosinas de la naturaleza

Guisantes, las golosinas de la naturaleza
 
Visto:
3168 veces
Valoración:
  • 5.00/5

El guisante o arveja (pisum sativum), es un vegetal de la familia de las papilonáceas (leguminosas), y aunque es considerada comúnmente una verdura, no lo es, es una legumbre que se consume tierna; en la zona oriental de España, se les llama présules y  pésoles en la zona catalana y valenciana, nombre que deriva de su nombre en latín pisulum. Este nombre se utiliza tanto para llamar la planta, como a la vaina que es el fruto, y a las semillas que están dentro de la vaina, todos comparten el mismo nombre.

De la planta  del guisante lo que se utiliza para consumo humano son las semillas, éstas, son las esmeraldas de la naturaleza, de color verde vivo y con un sabor ligeramente dulzón si se consumen tiernas. La mayor parte del guisante se consume desecado como legumbre o congelado, y es en primavera cuando se pueden encontrar los guisantes tiernos en nuestros mercados, aunque hay zonas de España, como en la parte oriental de Andalucía (costa de Granada y Almería), dónde se pueden encontrar guisantes durante todo el invierno.

Hay dos variedades principales, el guisante común con flores blancas y vainas duras no comestibles, del que se consumen las semillas interiores y el tirabeque o chícharo que tiene flores moradas y su vaina es tierna y comestible,  carece de semillas, o bien se recolecta cuando éstas aún son inmaduras, para poder consumir la vaina tierna.

Consumo del guisante

Desde la antigüedad,  el guisante seco ha sido el más consumido, ya que tanto las plantas como las vainas eran cosechadas para dar de comer a los animales y para enriquecer la tierra con nitrógeno, ya que las raíces de ésta planta son enriquecedoras del suelo. Hoy el guisante seco se consume en algunas zonas del mundo, dónde es muy común, en Asia y Oriente Medio como un alimento importante en su dieta.

En España, la mayor parte del guisante se consume congelado, pues es una buena forma de conservación, ya que el guisante es muy versátil y rápido de cocinar y se puede añadir como guarnición de otros platos o como ingrediente. Está tan extendido su consumo congelado, que la mayor parte de la población no ha tenido el placer de probar éstas esmeraldas recién cogidas, que si bien son más caros que los congelados, vale la pena probar los guisantes tiernos, ya que su sabor es más intenso y dulce y si está recién recolectados, se pueden tomar sin cocinar, tal cual y resultan exquisitos, son las golosinas de la naturaleza, por ello se pueden ofrecer  a los niños, ya que su aspecto, su color y su sabor suave y fresco les parece muy atractivo y es un alimento muy adecuado para ellos.

Usos culinarios

El guisante fresco se puede consumir crudo si se come al poco tiempo de la recolección, se pueden consumir aliñados formando parte de las ensaladas, aunque la mayor parte  del guisante se consume hervido como guarnición o como un ingrediente de otros platos, en cualquier caso, hay que cocinarlos poco para poder apreciar su textura y sabor.

Del guisante también se puede cocinar la vaina, aunque luego no se consuma, normalmente se hierve para obtener caldos con sabor concentrado, que enriquecen otros platos o forman parte de los platos cocinados con guisantes para reforzar su sabor. En cambio, el tirabeque que es una variedad del guisante, se consume con su vaina, que es tierna de un sabor suave y dulzón,  se puede cocinar tanto hervida como salteada o formando parte de otros platos.

 

Receta . Menestra de guisantes alpujarreña

300 gr. De semillas de guisante tierno

un puñado de almendras fritas, 2 rebanadas de pan frito y 2 ajos fritos, todo ello triturado o majado a grosso modo

1 cebolla, 1 tomate, aceite y sal para el sofrito

3 alcachofas

150 gr. De carne de solomillo o lomo, 100 gr. De tocino fresco, 100 gr. De longaniza fresca

3 huevos cocidos para servir

Hervir los guisantes en un litro de agua con sal hasta que estén tiernos. Mientras se prepara un sofrito con la cebolla, el tomate , las alcachofas, la carne, el tocino y la longaniza. Una vez que está la carne dorada y la verdura lista, se añaden a la olla, se cuece todo junto unos minutos y se le añade por último el majado de almendras, pan y ajos, se rectifica de sal y se le pone un chorrito de vinagre, dejandolo cocer hasta que espese ligeramente. Servir acompañado de huevos cocidos .

 

 

 

    Comentarios

    Acceso usuarios

    Ir a registro

    Enviar Receta

    Enviar Receta

    El Chef Responde

    El Chef Responde